Discurso del Método

El filósofo sueco René Descartes vivió 53 años en el período de 1596 a 1650, en pleno surgimiento del Renacimiento. Su obra, El Método, hoy en el año 2020, la tomamos para reflexionar en torno a la posibilidad de accesar al conocimiento, a través de la razón y el análisis geométrico, para distinguir lo verdadero de lo falso.

Se expone lo que considero sus principales argumentos de las Partes I y II del Discurso del Método, al final escribo conclusiones enfatizando que el método descartesiano puede ser ahora solo un momento o etapa del método científico.

Han pasado 383 años desde que se publicó por primera vez el Discurso del Método, por Rene Descartes. La fuerza de su discurso aún sigue vigente en muchas universidades del mundo como materia de estudio epistemológico, siendo ésta una manera de acceder al conocimiento en oposición al empirismo.

El Discurso del método, pretende ser una metodología básica para distinguir, lo verdadero de lo falso (Descartes, 2006: 7). Los referentes teóricos que sostienen el método son: la filosofía, lógica y las matemáticas. Para llegar a esta síntesis teórica, Descartes exploró lo explorable en su época: leyó suficientes libros, fue un amante de la poética, viajó a distintos países, se educó en el catolicismo, aprendió de los grandes filósofos para “hablar con verosimilitud de todas las cosas” (Descartes, 2006: 10) y siempre le mantuvo un gran respeto a la filosofía (Descartes, 2006: 13); fijó claramente su posición frente a los alquimistas, astrólogos y magos, no dejándose burlar de ellos (Descartes, 2006: 14); finalmente, en ese recorrido de conocimiento, abandonó todo el estudio de las letras (p. ibid) para adoptar su propia metodología que le permitiera, como se ha dicho al principio de esta sección, (en palabras de Descartes) “aprender a distinguir lo verdadero de lo falso, para ver claro en mis actos y andar seguro por esta vida” (Descartes, 2006: 15).

Descartes elige la razón como camino epistémico para dar sentido a su método y como única vía para ostentar juicios puros y sólidos (p. 19). La razón es la forma de accesar al conocimiento y junto a ésta, la actitud constante de la duda sobre lo que se nos aparece como verdadero y falso.

“Si una vez se hubiesen tomado la libertad de dudar de los principios que han recibido y de apartarse del camino común, nunca podrán mantenerse en la senda que hay que seguir para ir más en derechura, y permanecerán extraviados toda su vida” (Descartes, 2006: 21).

Descartes propone Supuestos del método: 1)“No admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es”. 2)“Dividir cada una de las dificultades que examinare en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución”.  3)”Conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente”. 4)”Hacer en todos unos recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales, que llegase a estar seguro de no omitir nada” (Descartes, 2006: 23-24)

El lenguaje que Descartes elige para describir la verdad es el análisis geométrico y el álgebra. Para él, las cifras es el medio posible para explicar lo verdadero (Descartes, 2006:26). Termino esta parte del análisis con una frase que me llamó ampliamente la atención:

“No hay sino una sola verdad en cada cosa, el que la encuentra sabe todo lo que se pueda saber de ella” (ibid).

En la actualidad, el método racional de Descartes está superado. El neurocientífico Antonio Damasio explica en su libro “El error de Descartes” (1994) por qué Descartes se equivocó en el camino al conocimiento y descartó la variable emocional. Posteriormente, la neurocientífica Lisa Feldman (2019) en su teoría “la construcción de las emociones” defiende con argumentos sólidos experimentales la interacción entre razón y emoción. Por citar solo algunos referentes que hablan de ese interaccionismo evidente y que durante más de un siglo estuvo en disputa su veracidad.

Considero que, para llegar a cierto nivel de conocimiento, el racionalismo de Descartes es necesario más no es el único curso que se debe elegir. La búsqueda del conocimiento conlleva diferentes procesos que ahora se le llama método científico, donde la razón es parte fundamental que se mueve transversalmente a través de todo el ciclo, sin embargo, no es suficiente, se tiene que: experimentar, observar, sentir, escuchar, interpretar, categorizar, cuantificar, delimitar, hipoterizar, comprobar, comprender, etc. Hoy, es insostenible lo que Descartes defendía: “No hay sino una sola verdad en cada cosa, el que la encuentra sabe todo lo que se pueda saber de ella” (Descartes, 2006: 26). Se sabe que hay más de una verdad y que, por lo tanto, la realidad es definida y redefinida constantemente por diversas metodologías. Y cada cual tiene su valor.

Bibliografía

Descartes, R. (2006) Discurso del método. México. Época.

Damasio A. (1996). El error de Descartes. Chile. Andrés Bello

Feldman. B. L. (2019). La vida secreta del cerebro. México. Paidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s